25 febrero 2011

Capitulo II "primeros dias"... Parte II

Veinte minutos más tarde, a un paso bastante rápido, que cualquiera hubiera pensado que había salido a trotar, llego a destino. En la entrada hay un enorme jardín con bancos y mesas de cemento. Grupos de jóvenes sentados por doquier, reencontrándose.
Camino por los senderos que indican un recorrido hacia alguna parte, siguiendo las indicaciones de los carteles hasta el edificio central donde se encuentra la recepción. Retiro el listado de mis materias y horarios de este año.
Regreso al parque y me siento en un banco que hay frente a mí, debajo de un enorme árbol, a leer mis horarios y esperar la primera clase. Por momentos levanto la mirada para observar a mí alrededor y noto que este lugar es enorme. Aquí se dictan numerosas carreras por lo cual hay tres edificios a cada lado del edificio central donde estuve recién. Miro la hora y noto que es tiempo de entrar a clase.
Los jóvenes que estaban sentados en el jardín se levantan y apuran su paso para ingresar a las clases. Muchos me pasan por al lado como si yo no existiera en ese lugar. Subo cinco escalones e ingreso al segundo edificio de la derecha. Su fachada es impecable. Completamente aseado y prolijo.
Subo las escaleras hechas en mármol de un tono claro, hasta el tercer piso donde esta el aula en la que se dictara la clase. Me paro en la puerta, esta casi completa. Voy haciendo lugar pidiendo permiso para pasar hasta encontrar un asiento vacio casi al fondo del lugar, sobre una ventana. Mientras observo a quienes están a mí alrededor escucho la clase.
Al terminar la ultima clase, salgo del edificio. Ya sea ah hecho de noche. Ha sido un largo día y bastante tupido para ser el primero. Es en momentos como este que quiero desistir y regresar a Almar, junto con mis seres queridos, aquí me siento muy sola, pero no me daré por vencida, no aún por lo menos.
Comienzo a caminar, pero en ese preciso momento escucho la voz de una joven que a los gritos trata de llamar la atención de alguien. Doy media vuelta y la veo que viene corriendo hacia mí diciéndome:
-¡Te olvidabas tu sweater!
            Eh visto a la joven en las últimas clases, aparentemente es amable, gentil y alegre. Tiene cabello castaño casi tan largo como el mío, pero a diferencia de mi ella lo tiene ondulado, sus ojos son grises y es tan alta como yo. Pero me llama mucho la atención su color de piel, es mas pálida de lo común como si nunca se hubiera dejado ver por el sol, quizás tenga alguna enfermedad a la piel o vaya a saber que. Es algo que por ahora no podre dar respuesta. 
 - ¡Oh muchas gracias!- le sonrío en señal de agradecimiento-
- ¿Como te llamas?- me pregunta la joven y continúa diciendo- mi nombre es Rocío, somos compañeras en algunas clases.
- ¡Si…te eh visto. Mi nombre es Lucia y nuevamente gracias por alcanzarme el abrigo!
 Finalmente retomo mi camino, pero ahora con la sensación de que voy a tener una compañía y quien sabe lleguemos a ser buenas amigas.
Apenas llego al departamento, suena el celular. Es de uno de los empleos que me cita para el día siguiente a media mañana para una entrevista. En cuanto colgué el teléfono comencé a saltar y gritar por la emoción, hasta que  escucho la queja de los vecinos  que me piden silencio y me detengo pero sin poder contener mi alegría. Inmediatamente llamo a mi familia para contarle las buenas noticias.
Con trabajo que me va a permitir vivir aquí sin ocasionarle gastos a mi familia y con una compañía en el Instituto me siento más tranquila y menos solitaria en la ciudad.

1 comentario:

  1. Me parece precioso. ¡Sigue escribiendo, me muero por leer más1, ahora se pone interesante, ¿como le irá a la protagonista?
    Mis Blogs, por si quieres hacer comentarios, porfaaaa:
    http://unmundodepapeletinte.blogspot.com
    http://laestanteriadelolvido.blogspot.com

    ResponderEliminar